lunes, 30 de enero de 2012

Salir de la crisis

Muy a menudo me preguntan: “¿cuándo crees que saldremos de la crisis?”. Y yo suelo contestar, “depende de lo que entiendas por salir de la crisis. Si te refieres a volver a 2006 para atar los perros con longaniza, no saldremos nunca. Si salir de la crisis significa volver a ser un país de tercera, como siempre ha sido España, entonces creo que dentro de unos años”.  

En este post elaboraré un poco más la respuesta. El caso es que hace más de setenta años, recién terminada la Guerra Civil, en España no había nada que pudiese ser llamado “economía”. Obligados a una situación autárquica durante casi dos décadas, los únicos recursos de los que disponían aquellas familias eran los obtenidos con su propio trabajo.  

En la actualidad nadie le presta atención a esto, pero uno de los pilares del sistema capitalista (algo que hoy está en permanente cuestión por observadores interesados) consiste precisamente en el trabajo. El trabajo, el mercado de trabajo, es una de las variables macroeconómicas básicas, como bien saben los estudiantes de Economía.
 
Sobre la renta del trabajo se decide el importe del consumo y el ahorro, y el ahorro es la base que sostiene todo este tinglado. Gracias al esfuerzo, la austeridad y el sacrificio de aquellas familias de la posguerra, España consiguió crear con los años algo que sí podría llamarse “economía”. Gracias a su capacidad para generar ahorro. Y ese ahorro se tradujo más tarde en lo que se conoce como “Estado del Bienestar”. Pero no nos engañemos. Debajo de eso, se llame como se llame, hay lo mismo: ahorro. ¿Nadie se ha preguntado nunca en qué consiste el sistema de seguridad social? Es ahorro. Nada más que eso.
 
En definitiva,  lo que permitió a España llegar a ser lo que es fue la capacidad de aquella generación de la posguerra de guardar, de conservar, de custodiar lo que habían creado para transmitirlo a sus hijos; y que esos hijos, añadiendo los frutos de su propio trabajo pudiesen traspasar a sus nietos un legado cada vez más rico sobre el que edificar un país mejor que el que ellos habían heredado.
 
El círculo no se rompe nunca a menos que ocurra algo perverso: que alguien deje de vivir de su propio trabajo. Y eso es lo que han hecho los nietos. Ofuscados por una riqueza inexistente, los nietos no solo han hecho suyos los recursos recibidos, sino que cuando no les ha llegado para sostener su ritmo de vida, han empobrecido a sus propios hijos trayéndose del futuro sus rentas en forma de créditos. No hay mejor ejemplo que esa hipoteca a cuarenta años que será heredada junto con el pisito al que sirve de garantía.
 
A esos sociólogos que a menudo nos sorprenden con curiosidades sobre la vida sexual de los españoles, yo les pediría un análisis sobre la pérdida de valor social que ha sufrido el concepto de “ahorro”. Qué razón explica que el principio básico que guiaba la vida económica de nuestros abuelos, a día de hoy se haya reducido a una rémora fiscal a la que penosamente hacen frente anualmente los españoles.
 
Con frecuencia en mis charlas sobre emprendimiento aparece la cuestión de la crisis, o mejor, de cómo salir de ella. Y con mi mejor intención hablo sobre los emprendedores y su importancia. Callo algo más hiriente. Mi profunda convicción de que lo realmente necesario es una generación nueva, una generación como la de nuestros abuelos, reencarnada en los valores del trabajo, el sacrificio, la austeridad, el ahorro. Solo así se podrá reponer el agujero creado por los nietos y, con suerte, una nueva oportunidad para regresar donde estábamos. Donde nos pusieron ellos. 

De lo contrario los restos de la herencia quedarán reducidos a despojos, pasto de los mejores carroñeros.

7 comentarios:

  1. ¿Propones ahorro como forma de salir a una crisis de consumo?

    Bajo mí punto de vista los bancos son un instrumento válido. El problema como todo, es cuando un intrumento se emplea mal o se dirige mal.

    Felicidades por el artículo.

    ResponderEliminar
  2. Añadiría algunas cosas, por ejemplo, la cantidad de gente privilgiada que ha vivido en trabajos que no aportaban nada a la sociedad. Aun los sigue habiendo, y muchos, además son los últimos en caer, al menos eso es lo que parece.

    ResponderEliminar
  3. Raúl: Bueno, más que una salida a corto (que no hay), se trata de una reflexión más profunda. Más estructural. La crisis afecta a los pilares básicos nuestra (mal llamada) economía y no habrá salida fuera de una intervención profunda.

    Miguel: eso que comentas es una característica básica del hommo hispanicus. Lo llevamos en la sangre, como el amor por el ladrillo, las oposiciones y dejar el coche en doble fila.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Relacionado en cierto modo con esto, me gustaría saber si has publicado o tienes pensado hacerlo, un post sobre productividad, su relación con los salarios y las horas de trabajo. Me explico, constantemente se dice en los medios que España es un país poco productivo en comparación con otros de su entorno, se da la idea de que se trabaja poco, cuando parece ser que el problema está en la relación de los recursos empleados para conseguir producir algo. Te agradecería tu punto de vista en este asunto. Enhorabuena por el blog.

      Eliminar
  4. La productividad daría para varios artículos. En todo caso, hablar de productividad en el Estado de las Autonomías es un pelín grotesco.

    Además, productividad ¿en qué? Echo un vistazo al IBEX y principalmente veo bancos, construcción (cada vez menos, es verdad) y antiguos monopolios públicos.

    Aunque claro, alguien puede decirme, con razón, que el panorama del IBEX refleja nuestra improductividad...

    ResponderEliminar
  5. Estoy de acuerdo en que la crisis es estructural. La problemática va más allá de la productividad, es sistémica.

    Yo no soy de los que piensa que el modelo está agotado, el modelo está viciado, que es diferente. Lo malo es que cuando algo se vicia es difícil de reconducir.

    La productividad es algo que desde mi punto de vista, afecta más a las PYMES que a las empresas del IBEX (como bien citas). Pero nuestro tejido productivo son PYMES en su mayoría.

    Viniendo al caso mi blog lo abrí con un artículo sobre productividad en España que os invito a leer.

    http://economialacienciainexacta.blogspot.com/

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Buen título el de tu blog. Yo suelo decir que la Economía es una ciencia inexacta, aunque las finanzas no. Las finanzas son exactas.
    Mi comentario sobre el IBEX va al hilo de su eficacia como espejo de la economía española. Generalmente los índices suelen reflejar bastante bien el tejido industrial de un país.
    Saludos.

    ResponderEliminar